Blogia
limonche

REDUCCIÓN DE DAÑOS

REDUCCIÓN DE DAÑOS

A Telefónica de España he de agradecerle muchas cosas, incluso después de mi etapa activa, entre otras conocer a personas que avanzan por el camino de la vida y son mensajeros que advierten de los cruces y quebradas de la ruta.

Pedro Monasterio es una de esas personas. Lo conocí, creo, en el dos mil siete, en un congreso sobre telecomunicaciones sociales celebrado en Málaga.

Ha escrito un libro y hace un par de días (jueves 3 enero 2013) me cité con él para que me hiciese entrega de un ejemplar. Charlamos.


Pedro según él está en la versión Web 6.0; es decir tiene sesenta años. Le faltan varias piezas dentales y el cuerpo, que se le expresa como a todos en lo externo y en lo interno pero que jamás dice mentiras, refleja las profundas heridas de su alma.

Ha tenido tres vidas. Una como ejecutivo y empresario de éxito; otra como indigente y la tercera como ave fénix que resurge y vuelve a crear desde lo más grande de su fuerza asturiana.

En su libro REDUCCIÓN DE DAÑOS, Editorial viveLibro, refleja con cierta timidez a la par que de manera cruda experiencias de las personas con las que se cruza en las calles de Madrid desde los últimos siete años. No tiene todavía fuerzas para hacerlo de su propia vida; aun así tiene retazos magníficos de los sentimientos que esto le
induce.

Afirma que mueren más personas en España por violencia social que por violencia de género. No le gusta el término transeúnte, sin hogar o sin techo. Hay personas sin hogar que tienen casa, pero no hogar. Hay personas indigentes, indigere (el que carece o tiene falta de algo), que además de no tener casa tienen palos y muerte fría.

Mañana domingo a las diez de la mañana Pedro participa como tertuliano en el programa de Isabel Gemio en Onda Cero.

Su libro se puede conseguir en:

http://www.esebook.com/product/291337/reduccion-de-danos

Os deseo a todas y todos un feliz día de reyes. El 2012 ha transcurrido sin que las expectativas de lo nuevo se percibiesen con nitidez. Sigue cayendo lo viejo, pero lo nuevo apenas se manifiesta excepto en brotes de solidaridad de quienes estamos cansados de guerras mentales, físicas o contra la tierra. Se repite en multitud
de fuentes que los mayas eran matemáticos perfectos. He oído en una de ellas
que este 2013 es en realidad el 2012, dado que del -1 AC al 1 DC no van dos
años sino sólo uno. Ojala que sea este año el que se manifieste un mundo
distinto y mejor.

La solidaridad que no la caridad es uno de los lenguajes del mundo nuevo. El compartir y hacer la vida más lenta pasos imprescindibles.

En todo caso el anhelo que persigo en el barullo de este software mental que me habita es localizar y ejecutar en reinicio mi programa biológico de paz y que se haga también así en vosotros.



 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres