Blogia
limonche

NUTRICIÓN, EMOCIONES Y SALUD, 8 de marzo de 2011

NUTRICIÓN, EMOCIONES Y SALUD, 8 de marzo de 2011

Nutrición, emociones y salud

 

Francisco Limonche Valverde

flimonche@coitt.es
INDICE:

1 – Introducción

2 – El cuerpo humano y la célula como unidad constitutiva

3 – Alimentación humana

4 – Alimentación energética y alimentación consciente

5 – Emociones, salud y cuidado del cuerpo

6 – Conclusiones

 

 Estatua de Asclepio, dios de la Medicina en la mitología griega. Glypotek, Copenhague. 

 This photo was taken by Nina-no.

 

 

1 – Introducción

Abordar el tema de las emociones y su repercusión sobre la salud, desde un punto de vista de usuario, apenas conocedor de los mecanismos básicos del propio cuerpo, es tarea cuando menos subjetiva y predispuesta un tanto a la simplificación.

Sin embargo, no hay a quien importe más la salud que a uno mismo. En torno a la salud orbita todo: el alimento, la mente, el alma y el propósito que nos lleva a transitar por el camino de la vida y la propia trascendencia de esta.

La salud (1), entendida como equilibrio, armonía y coherencia centrados en la felicidad, atañe cuando menos a tres aspectos o dimensiones esenciales de nuestro ser: físico, mental y espiritual.

(1)     Salud (del latín "salus, -ūtis") es el estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de infecciones o enfermedades, según la definición de la Organización Mundial de la Salud realizada en su constitución de 1946. También puede definirse como el nivel de eficacia funcional o metabólica de un organismo tanto a nivel micro (celular) como en el macro (social). El concepto salud abarca el estado biopsicosocial, los aspectos que un individuo desempeña. En 1992 un investigador agregó a la definición de la OMS: "y en armonía con el medio ambiente", ampliando así el concepto. (fuente Wikipedia)

 

Intentar entender el cuerpo sin considerar la mente o el alma es como tratar de hacer funcionar un ordenador que carezca de programas.

Por ello la salud, así como su contraria la enfermedad, tiene su origen tanto en el pensamiento – sentimiento, como en el ADN de las células incurso en ellas. El programa operativo (Windows del alma) que nos conforma como seres trascendentes, viene en serie desde el nacimiento y apenas si no es dado hacer costosísimas y leves modificaciones al mismo. Por el contrario, el pensamiento- sentimiento si es modelable, sujeto a voluntad y probablemente el único aspecto diferencial respecto de otras criaturas que caracteriza nuestro supuesto libre albedrío.

El pensamiento - sentimiento adopta formas manifestadas a través de la emoción.

Hay dos emociones que integran todas las demás: el AMOR y el TEMOR.

El amor mantiene unidas a las células en el Ser, de no existir este vínculo directamente la vida no se expresaría en el lenguaje que conocemos; el temor sin embargo es catalizador de la disgregación celular y anticipo de la enfermedad.

El cuerpo humano es asimismo un holón o representación fractal de la Tierra, a la que pertenece, que adopta una forma: la de la geometría del cielo, de donde vienen el orden y latido, representados en lo bello, el arte, el anhelo de trascendencia y la conciencia de Dios.

La analogía entre la Tierra y el hombre es similar a la de una madre respecto de su hijo. En ocasiones se asemejan como dos gotas de agua; en otras hay que esforzarse por dar con el parecido.

El agua es la molécula trina por excelencia y no hay dos que sean iguales; dos valencias de hidrogeno y una de oxigeno conforman la geometría que fluye en búsqueda de la perfección, modelando el cuerpo, la Tierra y todo lo que es.

El agua se expresa a su vez como canal por el que discurre el Ser y es vehículo desde el que la emoción es manifiesta, pensamiento- sentimiento que distingue al ser humano de otros seres, si se exceptúan cetáceos y otros animales de sensibilidad.

El planeta más que Tierra, AGUA, donde vivimos, tiene aproximadamente un treinta por ciento de tierra y un setenta por ciento de agua. El ser humano oscila entre un cincuenta y un ochenta por ciento de agua, dependiendo de su edad y estado de salud.

La vida, movimiento, se expresa también en ciclos, tal como lo hacen la propia Tierra y los Cielos; estaciones del año que se suceden unas a otras; días que siguen a la noche y estas al día; movimientos celestes precisos y rotación de estrellas, en armonía delicada reflejo del acto inmanente de la creación.

El desajuste de nuestro Ser aparece cuando nuestra esencia (conciencia) se aleja del orden de los ciclos. Esto es en cierta medida comparable a lo que sucede con un ordenador que emite impulsos de sincronización no coherentes con los del resto de programas o componentes que lo estructuran. Si la sincronización no se da en el pico o valle correspondiente, las distintas partes (CPU, RAM…) no atienden el ritmo del reloj central y dejan de funcionar o lo hacen de manera incorrecta.

 

 

2 – El cuerpo humano y la célula como unidad constitutiva

La célula, ladrillo constitutivo del cuerpo humano, es asimismo fractal de la Tierra y de los Cielos. De una parte es entidad precisa y necesaria para el entramado básico de la vida; de otra antena que emite y capta impulsos de correspondencia con el entorno.

 

 

CÉLULA HUMANA 

Fuente: http://www.juntadeandalucia.es/averroes/~29701428/salud/introd.htm 

 

La célula la conforman a su vez moléculas, estas están constituidas por átomos, estos a su vez por conjuntos de electrones y estos de cuerdas, fractales energéticos, forma onda, vibraciones o luz.

 

 

 

MOLECULA DE AGUA

Fuente: http://www.kalipedia.com

Si nuestro cuerpo tiene cerca de 100 billones de células como promedio, cabe imaginar cuantos trillones de moléculas o trillones de trillones de átomos pueda contener.

El átomo es la parte más pequeña identificable de la materia como algo con capacidades únicas. En realidad la ciencia indaga sobre átomos y fractales, y lo hace desde lo infinitamente grande, el cosmos, a lo infinitamente pequeño, reflejo de lo de arriba, en lo inverso.

 

ÁTOMO

Fuente: http://www.cienciaonline.com/2007/07/31/el-atomo-no-piensa/

Los átomos de carbono conforman un sesenta y cinco por ciento del cuerpo humano. El carbono se expresa asimismo como uno de los minerales más curiosos. Por un lado su forma alotrópica incorpora uno de los elementos más blandos, el grafito, así como otro de los más duros, el diamante. Dureza y blandura como el ser humano en su dualidad.

El hidrogeno se halla presente en un diez por ciento y el oxigeno en un diecinueve con treinta y siete en el cuerpo humano.

La composición mineral del cuerpo humano tiene semejanzas tanto con los de la propia Tierra como los de la atmosfera de esta.

Para ver no obstante la semejanza de minerales en el cuerpo humano con los de la de la Tierra, véanse las siguientes tablas:

Composición mineral de la Tierra

 

 

 

Elemento químico

 %

Hierro

34,6

Oxígeno

29,54

Silicio

15,2

Magnesio

12,7

Níquel

2,4

Azufre

1,9

Titanio

0,05

Otros

                     3,65

 

 

 

 

 

 

http://es.wikipedia.org/wiki/Tierra 

Los minerales regulan el flujo de los líquidos corporales e intervienen en la constitución de los tejidos, la excitabilidad neuromuscular y en la elaboración de hormonas. La descompensación o alteración de los mismos tanto en la Tierra como en el hombre provocan el desequilibrio y por consiguiente la enfermedad.

 

 

 

MINERALES EN EL CUERPO HUMANO

 

Edad
(años)

Peso
(kg)

Altura
(cm)

Calcio
(mg)

Fósforo
(mg)

Magnesio
(mg)

Hierro
(mg)

Zinc
(mg)

Yodo
(µg)

Selenio
(µg)

Lactantes

0-0,5
0,5-1,0

6
9

60
71

400
600

300
500

40
60

6
10

5
5

40
50

10
15

Niños

1-3
4-6
7-10

13
20
28

90
112
132

800
800
800

800
800
800

80
120
170

10
10
10

10
10
10

70
90
120

20
20
30

Varones

11-14
15-18
19-24
25-50
> 51

45
66
72
79
77

157
176
177
176
173

1200
1200
1200
800
800

1200
1200
1200
800
800

270
400
350
350
350

12
12
10
10
10

15
15
15
15
15

150
150
150
150
150

40
50
70
70
70

Mujeres

11-14
15-18
19-24
25-50
> 51

46
55
58
63
65

157
163
164
163
160

1200
1200
1200
800
800

1200
1200
1200
800
800

280
300
280
280
280

15
15
15
15
10

12
12
12
12
12

150
150
150
150
150

45
50
55
55
55

Embarazo

1ertrimestre

 

 

1200

1200

320

30

15

175

65

Madres
Lactantes

1ersemestre
2º semestre

 

 

1200

1200

1200

1200

355

340

15

15

19

16

200

200

75

75

 

El cuerpo es más mineral y la tierra más sutil, tal como nuestra mente y cuerpo lo son.

Fuente WIKIPEDIA

Uno de los sistemas de clasificación del cuerpo humano, respecto de sus componentes constituyentes, es la establecida por Wang y col. en 1992:

  • Nivel químico, hidrógeno, nitrógeno, oxígeno, carbono, minerales.
  • Nivel molecular: agua, proteínas, lípidos, hidroxi–apatita.
  • Nivel celular: intracelular, extracelular.
  • Nivel anatómico: tejido muscular, adiposo, óseo, piel, órganos y vísceras.
  • Nivel cuerpo íntegro: masa corporal, volumen corporal, densidad corporal.

El cuerpo humano está organizado en diferentes niveles jerarquizados. Así, está compuesto de aparatos; éstos los integran sistemas, que a su vez están compuestos por órganos conformados por tejidos, que están formados por células compuestas por moléculas.

El cuerpo humano posee más de cincuenta billones de células. Éstas se agrupan en tejidos, los cuales se organizan en órganos, y éstos en ocho aparatos o sistemas: locomotor (muscular y óseo), respiratorio, digestivo, excretor, circulatorio, endocrino, nervioso y reproductor.

Sus elementos constitutivos son el Hidrógeno (H) Oxígeno (O), Carbono (C) y Nitrógeno (N), presentándose otros muchos elementos en proporciones más bajas. Estos átomos se unen entre sí para formar moléculas, ya sean inorgánicas como el agua (el constituyente más abundante de nuestro organismo, 60%) u orgánicas como los glúcidoslípidosproteínas, que convierten al ser humano en una extraordinaria máquina compleja, analizable desde cualquier nivel: bioquímico, citológico, histológico, anatómico...

La célula es la mínima unidad de la vida. Todas las células humanas son células células eucariotas, como las células de todos los animales, plantas. Todas las células comparten unos elementos esenciales, como son la membrana envolvente, el citoplasma, rico en orgánulos en las células eucariotas y un núcleo claramente diferenciado en este tipo de células, con una membrana nuclear que envuelve al material genético. El núcleo, es el "cerebro" organizador de la célula, y sigue un "programa" o plan general coordinado, escrito, en la especie humana, en 100.000 genes, ordenados en 23 pares de cromosomas.

 

 

BBC DESCODIFICANDO A LA HUMANIDAD

FUENTE http://www.bbc.co.uk/spanish/extra0006genomaa6.htm 

 

 

 

5. Núcleo y célula

El total de 46 cromosomas humanos se encuentran en el núcleo de cada célula del cuerpo humano (excepto las células reproductoras, que sólo tienen la mitad). De esta forma, la mayoría de las células contienen toda la "fórmula" para crear un ser humano.

4. Cromosomas


El número total de genes que existe en cada célula humana no se conoce con precisión, aunque se estima que oscile entre 30.000 y 120.000. Todos ellos, conjuntamente con el restante material genético de deshecho, se distribuyen en "cápsulas" llamadas cromosomas. Cada ser humano cuenta con 23 pares de cromosomas, proviniendo un juego del padre y otro de la madre.

 

3. Genes


Sólo el 3% del total del genoma humano está compuesto por genes - el resto son "deshechos". Los genes son secuencias especiales de cientos o miles de pares de bases que constituyen la matriz para la fabricación de todas las proteínas que el cuerpo necesita producir y determinan las características hereditarias de la célula u organismo.

 

2. La doble hélice de ADN


Los pares de bases A-T y C-G constituyen los escalones de la espiral de ADN o ácido desoxirribonucleico, elemento básico de todo ser vivo conocido. Al recorrer "de arriba abajo" la doble hélice, se puede "leer" el código de la vida. De ser posible "estirar" el ADN de una célula humana, mediría dos metros.

 

1. Las cuatro letras


Todo el código genético se transcribe con tan sólo cuatro letras químicas o bases: la adenina (A) que hace par con la timina (T) y la citosina (C) que hace par con la guanina (G). El genoma humano está compuesto por entre 2,8 y 3,5 millones de pares de bases.

Cuando el ser humano alcanza la edad adulta, el cuerpo se compone de cerca de cien billones de células. La piel del cuerpo humano tiene una superficie aproximada de 2 m², y su espesor varía entre los 0,5 mm en los párpados a los 4 mm en los talones. La densidad media del cuerpo humano es de unos 933 kg/m³. La altura media de un adulto humano es aproximadamente de 1,7 m.

El cuerpo humano sigue en constante evolución, pero es un recién llegado al planeta. Si se considera que la vida surgió en la Tierra hace 24 horas, el ser humano apenas ha vivido los últimos 3 segundos.

FUENTE WIKIPEDIA 

 

 

El conocimiento de cómo se unifican las fuerzas que mantiene unida la vida se expresa de manera evidente en el cuerpo humano a través del magnetismo, gravedad y las cargas eléctricas de células, órganos y vísceras.

Las células pulsan coordinadas por un reloj patrón, el corazón; los órganos y vísceras lo hacen a través de lo sutil a lo más perceptible, latidos, señales cerebrales y del corazón acompasadas y en cooperación; magnetismo del cerebro, magnetita en el hierro y en las células sanguíneas, ejemplarizan el orden de la unidad, del que desafortunadamente nos aleja en ocasiones la personalidad, albedrío o voluntad sin conciencia.

Si el cuerpo humano excluye el ciclo o se expone a entornos no armónicos, su magnetismo interno, el compás de los ritmos se ve condicionado a la adaptación por un derroche energético en ocasiones incompatible con la vida.  

¿Por qué nos alejamos entonces de la salud? ¿Ama el hombre la vida? ¿Hay programas destructivos en nuestro interior?

La razón de porqué el ser se aleja de la salud hay que buscarla en la dualidad programada tanto de nuestro ADN como de nuestro cerebro. La noche y el día no son duales, son una misma cosa del giro de la Tierra. Amor y Temor sí son duales. El A-mor refleja en cierta medida la emoción no centrada en la muerte; el TE-MOR por el contrario significa tenerla presente.

Nos alejamos de la salud cuando perdemos la fe en la vida, cuando el temor se antepone a cualquier otro pensamiento- sentimiento que no sea el de aferrarse a la supervivencia en lugar de la vivencia.

 

 

 

3 – Alimentación humana

 

El alimento es esencial para la salud: alimento de lo interno y de lo externo. En lo externo es la energía que el ser humano obtiene de la Tierra y administra, cuando esta se encuentra a su disposición, de acuerdo al afán que reclame el cuerpo desde la necesidad material.

En lo interno es la sonrisa, la alegría de vivir, el anhelo de eternidad y la búsqueda permanente del retorno al origen.

Y no obstante, en ocasiones el ser humano  toma alimento sin necesidad alguna o sin haber concluido una digestión de lo anterior, cuando no sin detenerse un instante a analizar si aquello que ingiere es adecuado o compatible con la conciencia, que le recuerda de continuo y en lo intuitivo lo que realmente es preciso para el mantenimiento armónico del cuerpo.

El alimento es cualquier sustancia (sólida o líquida) normalmente ingerida por los seres vivos con fines:

  1. 1.     nutricionales: regulación del metabolismo y mantenimiento de las funciones fisiológicas, como la temperatura corporal.
  2. 2.     psicológicos: satisfacción y obtención de sensaciones gratificantes.

 

Nutrientes 

Se define como nutriente a toda aquella sustancia que bioquímicamente es esencial para el mantenimiento de los organismos vivos. La vida es sostenida por los alimentos, y las sustancias contenidas en los alimentos de las cuales depende la vida son los nutrientes. Estos proporcionan la energía y los materiales de construcción para las innumerables sustancias que son esenciales para el crecimiento y la supervivencia de los organismos vivos. Un nutriente es una sustancia usada para el metabolismo del organismo, y la cual debe ser tomada del medio ambiente. Los organismos no autotróficos adquieren los nutrientes a través de los alimentos que ingieren. Los métodos para la ingesta de alimentos son variables, los animales tienen un sistema digestivo interno, mientras que las plantas digieren los nutrientes externamente y luego son ingeridos. Los efectos de los nutrientes dependen de la dosis.

Los nutrientes orgánicos incluyen carbohidratos, grasas y proteínas, así como vitaminas. Algunos componentes químicos inorgánicos como minerales, agua y oxígeno pueden también ser considerados como nutrientes. Un nutriente es esencial para un organismo cuando éste no puede sintetizarlo en cantidades suficientes y debe ser obtenido de una fuente externa.

Hay dos tipos de nutrientes: los simples o micronutrientes, y los complejos o macronutrientes. Los nutrientes requeridos en grandes cantidades son llamados macronutrientes y los que son requeridos en cantidades más pequeñas se les conoce como micronutrientes.


 

 

 

 

 

 

 

http://www.juntadeandalucia.es/averroes/~29701428/salud/aliprot.htm

 

 

 

 

 

 

 

 

Macronutrientes 

En nutrición, los macronutrientes son aquellos que suministran la mayor parte de la energía metabólica al organismo. Los principales son hidratos de carbono, proteínas y grasas. Otros incluyen alcoholes y ácidos orgánicos. Se diferencian de los micronutrientes (vitaminas y minerales) en que estos son necesarios en pequeñas cantidades para mantener la salud pero no para producir energía.

Carbohidrato 

Los glúcidos o carbohidratos (también llamados hidratos de carbono) son la fuente de energía de los seres vivos. Se obtienen principalmente por medio del consumo de cereales, azúcares, patatas, legumbres, verduras, frutas y frutos secos.

 

 

De todos los carbohidratos existentes en la naturaleza, la glucosa es el más importante a nivel bioquímico. En el caso de los organismos aeróbicos, es imprescindible para la respiración y el correcto funcionamiento del Ciclo de Krebs.

Biológicamente los glúcidos cumplen con dos funciones importantes:

  • Estructura: como la quitina que conforma los tejidos celulares y las armaduras de los crustáceos o los insectos; o la celulosa, en el caso de las plantas, que constituye los tallos, hojas y frutos.
  • Reservas energéticas: los animales vertebrados utilizan el glucógeno, mientras las plantas utilizan el almidón.

Los animales obtienen los carbohidratos de las plantas, mientras que las plantas fabrican estos compuestos. Las bacterias y otros microorganismos sintetizan los carbohidratos de los animales muertos y desechos orgánicos. Mientras que los vegetarianos utilizan los polisacáridos más complejos, como el almidón o la celulosa, los carnívoros y los omnívoros utilizan los carbohidratos más simples, como la lactosa, la sacarosa, la galactosa o la fructosa. Sin embargo, el primer carbohidrato con el que los mamíferos tienen contacto, es la lactosa, compuesto principal de la leche.

Para que los carbohidratos cumplan sus funciones bioquímicas en el organismo es necesario que sean desdoblados por acciones enzimáticas, con el fin de que se vuelvan más sencillos. Los rumiantes son los mamíferos más adaptados para desdoblar los polisacáridos, mientras que los sistemas digestivos de los demás mamíferos sólo pueden utilizar compuestos sencillos como los piruvatos.

 

 

El diagrama muestra el movimiento continuo de los carbohidratos: los vegetales y plantas producen carbohidratos a partir de carbohidratos en la tierra, los herbívoros los sintetizan en sus estómagos, los carnívoros adquieren los carbohidratos sintetizados y desechan los que no ocupan. Las bacterias fijan a la tierra los carbohidratos y proteínas que no emplean durante la descomposición de los cadáveres y desechos; y los que las bacterias hacen más simples pasan a los organismos carroñeros. Todos los seres vivos adquieren energía de los glúcidos.


 

Las proteínas son largas cadenas de aminoácidos unidos químicamente por un enlace peptídico.

Aminoácidos 

Aminoácido  

Símbolo de una letra  

Símbolo de tres letras  

Código genético  

Alanina 

A

Ala

GC (N)

Arginina 

R

Arg

AGA AGG CG (N)

Asparagina 

N

Asn

AAU AAC

Ácido aspártico 

D

Asp

GAU GAC

Cisteína 

C

Cys

UGU UGC

Glutamina 

Q

Gln

CAA CAG

Ácido glutámico 

E

Glu

GAA GAG

Glicina 

G

Gli

GG (N)

Histidina 

H

His

CAU C a. C.

Isoleucina 

I

Ile

AUU AUG AUA

Leucina 

L

Leu

UUA UUG CU (N)

Lisina 

K

Lys

AAA AAG

Metionina 

M

Met

AUG

Fenilalanina 

F

Phe

UUU UUC

Prolina 

P

Pro

CC (N)

Serina 

S

Ser

AGU AGC

Treonina 

T

Thr

AC (N)

Triptófano 

W

Try

UGG

Tirosina 

Y

Tyr

AUA UAG

Valina 

V

Val

GU (N)

Las proteínas que funcionan como nutrientes son aquellas formadas por uno o más de los veinte aminoácidos conocidos. Para satisfacer las necesidades básicas, cada especie requiere tener los veinte aminoácidos en proporciones determinadas. Las plantas pueden generar sus propios aminoácidos a partir de nitrógeno (N2) y dióxido de carbono (CO2) mediante la fotosíntesis. Otras especies pueden sintetizar sólo algunos, y para obtener los demás tienen que consumir plantas u otros animales que consuman plantas. El humano, por ejemplo, requiere tener en su dieta siempre estos ocho aminoácidos, que es incapaz de producir: fenilalanina, isoleucina, leucina, lisina, metionina, treonina, triptófano yvalina. Ciertos individuos de una especie pueden carecer de un adecuado metabolismo que impida la asimilación de alguno de los veinte aminoácidos, en el caso de los humanos hay quienes no asimilan la fenilalanina.

Las proteínas están en alta proporción en los alimentos de origen animal, como las carnes (de mamíferos, aves y peces), en los huevos, en los lácteos, y en menor proporción en algunos vegetales, como la soja.

La cantidad de proteínas a consumir depende del metabolismo de cada organismo y de las funciones que deba realizar. Un humano adulto, debe consumir 0,8 g de proteína por cada kilogramode peso corporal al día; en cambio, los niños requieren de 1,6 g por cada kg de peso corporal y los lactantes 2,4 g.

Las proteínas más importantes que sintetizan los animales son de dos tipos: fibrosas y globulares:

Lípidos y Ácidos grasos 

Al igual que los carbohidratos, los lípidos se componen de carbono, hidrógeno y oxígeno, la diferencia radica en que la cantidad de hidrógeno es superior a la cantidad de átomos de oxígeno, confiriendo a estos compuestos propiedades químicas distintas.

Las grasas son insolubles en agua y son una fuente de energía muy eficiente, ya que proporciona el doble de la energía de los carbohidratos y las proteínas.

La diferencia entre carbohidratos y lípidos consiste en que estos últimos se transforman dentro de los vegetales como un producto de la glucosa. La importancia biológica de los lípidos radica en ser compuestos que sirven para regular la temperatura corporal y que funcionan como reserva energética.

El término lípido alude a cualquier sustancia sólida o líquida que esté constituida por C, H y O, ya sean simples o conjugados con fosfatos (PO4-1), glucosa (C6H12O6) o proteínas. En cambio, el término grasa suele referirse a los compuestos en estado sólido a temperatura ambiente, mientras que el término aceite alude a los lípidos en estado líquido.1 

Los animales como pueden almacenar pequeñas cantidades de carbohidratos, por eso, los que no se pueden almacenar en el hígado en forma de glucógeno, se transforman en grasas y se almacenan en el tejido adiposo. El tejido adiposo actúa como una capa aislante térmica y como sustancia de reserva muy importante en todos los animales, principalmente en los que hibernan. Las grasas y ceras también pueden servir como coberturas superficiales muy comunes en mamíferos, aves, anfibios y algunos reptiles y peces; pueden proteger de los rayos solares, regular la temperatura, nutrir el cabello y pelo, impermeabilizante o fijador de filamentos en plumas.1 

En forma pura todos los lípidos son triglicéridos, o ésteres de ácidos grasos con glicerol. Los ácidos grasos se definieron como cadenas monocarboxílicas alifáticas con número par de carbonos, sin embargo, actualmente se conocen 400 ácidos grasos y muchos de ellos son cíclicos, ramificados, hidroxilados, con número par de carbonos, etc. Para su estudio los ácidos grasos se clasifican en saturados e insaturados.

Los ácidos grasos saturados varían en composición de 4 a 26 átomos de carbono, y los ácidos de 4 a 8 carbonos son líquidos a 25 °C, mientras que de 10 en adelante son sólidos. La siguiente tabla muestra los ácidos grasos saturados más comunes en alimentos. * Ácidos grasos saturados presentes en la mayoría de los alimentos.

Los ácidos grasos insaturados no poseen una cadena constante de enlaces simples (CH3-CH2-CH2-COOH), sino que poseen dobles ligaduras y números nones de carbonos. Tienen gran actividad química puesto que se hidrolizan y oxidan fácilmente. Los siguientes son los ácidos grasos insaturados más comunes en los alimentos.

Micronutrientes 

Se conoce como micronutrientes a aquellas sustancias que el organismo de los seres vivos necesita en pequeñas dosis. Son indispensables para los diferentes procesos bioquímicos y metabólicos de los organismos vivos y sin ellos morirían. Desempeñan importantes funciones catalizadoras en el metabolismo, al formar parte de la estructura de numerosas enzimas.

Sales minerales 

Las sales minerales son todos aquellos compuestos denominados como sales neutras, en las que todos los hidrógenos sustituibles son reemplazados por iones metálicos. La sal más importante que se puede obtener en cualquier dieta es el cloruro de sodio (NaCl), o sal de mesa, y es muy común su adición por parte de la mayoría de la población. La sal de mesa se ha asociado mucho con el sabor de las comidas, por lo que muchas personas la consumen en todos sus platos, tan así, que la comida les llega a saber insípida sin sal. Algunos problemas como la hipertensión arterial o la obesidad están relacionados con la ingesta excesiva de sal, ya que en ocasiones se llega a consumir hasta 15 g de sal al día, cuando la dosis recomendada es de 6 g. Como alternativa al consumo de sal excesivo, han aparecido en el mercado compuestos como el cloruro de potasio (KCl) o el cloruro amónico (NH3Cl).

Las sales minerales de cualquier tipo, son importantes en su consumo debido a que mantienen un correcto equilibrio metabólico al estar junto a los azúcares. Además de que ayudan a retener agua en el cuerpo para evitar la deshidratación en caso de que haya escasez de líquido o que el cuerpo presente diarrea.

Vitamina 

Las vitaminas son compuestos químicos en general muy complejos, de distinta naturaleza, pero que tienen en común que cantidades asombrosamente pequeñas son imprescindibles para el funcionamiento del organismo. La ausencia de algunas vitaminas causa enfermedades que pueden ser graves, y la ingesta de pequeñísimas cantidades (miligramos) puede subsanar este problema. Las cáscaras de las frutas son una fuente importante de algunas vitaminas. Hay dos tipos de vitaminas:

  • Liposolubles: se disuelven en grasa y se encuentran en alimentos que contienen grasas. Al poder almacenarse en grasa se conserva en el cuerpo, por lo que su consumo no tiene que ser diario. El consumo excesivo de este tipo de vitaminas es diverso y depende del tipo de vitamina, teniendo como constante la intoxicación vitamínica.
  • Hidrosolubles: se disuelven en agua y el cuerpo requiere de su consumo constantemente. La vitamina B12 es la más compleja; sin embargo estas vitaminas (todas las del grupo B y la vitamina C) son frágiles y son expulsadas del organismo fácilmente.

Si bien, existe la creencia popular de que las vitaminas pueden curar todo, desde resfriados hasta cáncer, actualmente se sabe que se eliminan fácilmente y el cuerpo no las absorbe, y que algunas vitaminas liposolubles cancelan a las vitaminas hidrosolubles.

Minerales 

Los minerales inorgánicos son necesarios para la reconstrucción de tejidos, reacciones enzimáticas, contracción muscular, reacciones nerviosas y coagulación sanguínea. Los minerales deben ser suministrados en la dieta mediante diversos alimentos, siendo los principales proveedores de minerales las plantas. Estos se dividen en dos clases:

Macroelementos: Son de extrema abundancia en los alimentos y son requeridos por los organismos toda la vida.

  • Calcio (Ca): es esencial para desarrollar los huesos y mantener la rigidez de los mismos; así mismo sirve para la reconstrucción del citoesqueleto y mejorar la excitabilidad nerviosa. Las dotaciones de calcio que el cuerpo tiene al nacer se metabolizan rápidamente, por lo que el consumo de este es importante toda la vida. La principal fuente de calcio para los mamíferos son la leche y sus derivados.
  • Magnesio (Mg): en particular, el metabolismo humano requiere de este mineral para que la función del organismo sea la adecuada. Sin embargo, su función en cualquier otro ser vivo radica en la actividad que tiene en el sistema nervioso, ya que ayuda a mantener el potencial eléctrico de las células nerviosas y fibrosas musculares (como las del corazón). La deficiencia de magnesio es inevitable en los que son alcohólicos o que utilizan drogas con efectos similares al opio, que pueden presentar temblores y convulsiones. El magnesio se obtiene de la carne y los cereales.
  • Sodio (Na): el sodio está presente de manera natural en cualquier alimento, y los humanos lo obtenemos de manera rápida en las comidas saladas. El sodio tiene un papel regulador en el fluido extracelular, cuyo exceso puede producir edemas. Finalmente, el exceso de sodio puede generar una tensión arterial alta.
  • Yodo (I): casi todos los vertebrados poseen glándulas tiroides, localizada en la parte anterior y a cada lado de la tráquea, y para que la glándula sintetiza adecuadamente las hormonas se requiere de la acción del yodo. La insuficiencia de yodo en el transcurso de la vida genera bocio y su insuficiencia durante el embarazo genera deficiencia mental en el niño.
  • Hierro (Fe): se requiere para la formación de hemoglobina y, por consiguiente, el adecuado transporte del oxígeno. A pesar de su indispensabilidad para el organismo, el sistema digestivo es incapaz de asimilarlo de manera eficiente. En el caso de los mamíferos, el macho adquiere el hierro suficiente de manera natural cuando su dieta es adecuada, en cambio la hembra, requiere del doble del hierro que consume el hombre durante la etapa menstrual, ya que en el endometrio se va parte considerable del hierro.

Microelementos: son minerales que el cuerpo requiere en diminutas cantidades y que se requieren para mantener una buena salud. Se conoce poco sobre su función, sin embargo, los efectos de su ausencia son bien conocidos, sobre todo en los animales.

  • Cobre (Cu): se presenta en muchas enzimas y proteínas de la sangre, el cerebro y el hígado. Su inexistencia impide la absorción del hierro, y puede generar leucemia.
  • Zinc (Zn): es importante en la formación de enzimas. Se asocia al crecimiento, por lo que muchos casos de enanismo se relacionan con insuficiencia de zinc.
  • Flúor (F): se sabe que el flúor se deposita en los huesos y es fundamental para el crecimiento de estos. Actualmente se considera que incluirlo en la dieta ayuda a la asimilación del calcio. La fluorización del agua ha demostrado que el desgaste de los dientes, huesos y cartílagos se redujeron considerablemente hasta un 40%.

 

 

 

4 – Alimentación energética y alimentación consciente 

 

Flúor, nitritos, tóxicos, aditivos, colorantes, pesticidas, transgénicos, aspartamo, radiaciones… un sinfín de agobios cercan la estabilidad mental y emocional del ser humano. ¿Quién no desea realmente lo mejor para sí? Sin embargo, cada vez es más evidente lo complejo de la vida en sociedad, al tiempo que el interés de la industria alimentaria por mantener cautivo un mercado adormecido de personas que consumen hasta morir.

La elección y pautas como absolutamente todo en la vida pasan por la atención y el discernimiento. Puede uno simplificar y decir que de algo hay que morir, pero ni siquiera eso basta. Cuando el ser sabe de la responsabilidad de cada instante es consciente de que sus actos tienen una repercusión en todo y en todos. La alimentación energética en este contexto es aquella que aporta a nuestro organismo los nutrientes precisos para mantenerse en un estado óptimo. De esto surge la alimentación consciente, donde es la mente-corazón quien elige y no la emoción primaria instintiva, en un acto de respeto al propio cuerpo.

Un informe de la FAO señala que más del 60% de las enfermedades degenerativas son consecuencia de lo que comemos.

CINCO REGLAS DE ORO, extraídas del libro LA BIBLIA CONTRA EL CÁNCER, Dr. David Khayat

1 . No fumes

2 . Diversifica tu alimentación

3 . Diversifica los modos de preparación

4 . Consume preferentemente productos naturales y estacionales

5 . Adapta tu balance energético

 

Lo que debe de evitarse

 

1 . El tabaco

2 . El exceso de pez espada, atún, fletán y salmón

3 . El exceso de lácteos

4 . El betacaroteno

5 . La vitamina E

6. El abuso de licores

7 . El exceso de peso

8. . Nitratos, nitritos y arsénico en el agua de grifo de algunas ciudades

9 . La sangre de la carne

10 . Las materias grasas ricas en ácidos grados poliinsaturados

11 . Los alimentos preparados en parilla o en wok

 

EJEMPLO DE DIETA, SUZANNE POWELL, muy recomendable su blog, muy particular por cierto y un tanto descuidado en las formas.

http://suzannepowell.blogspot.com/ 

 

Alimentación adecuada para la salud y la longevidad.

 

Combinar correctamente los alimentos va a permitir una mejor digestión, una correcta asimilación, una adecuada evacuación intestinal y una desintoxicación continuada.

 

Una digestión demasiado lenta y laboriosa seguida de una tardía evacuación permite una reabsorción de las toxinas fecales y como consecuencia la fabricación de más grasa para poderlas almacenar.

 

Si no se da un descanso fisiológico al aparato digestivo, el cuerpo no puede desintoxicarse de forma continua.

 

Un cuerpo hinchado es un cuerpo intoxicado. Los órganos de desintoxicación son los riñones y el hígado. Si ambos no funcionan correctamente será muy difícil perder peso.

 

El secreto para conseguir el peso ideal, una sensación de bienestar intestinal y mejorar la salud a todos niveles está en la práctica de la nueva dieta del siglo XXI, una dieta que respeta la correcta combinación de los alimentos.

 

Como combinar nuestros alimentos

 

No combinar jamás almidones y féculas con ácidos

 

Los ácidos destruyen e inhiben la secreción de la enzima ptialina, como resultado la digestión de los almidones se ve alterada e incompleta y ocasionará fermentaciones anormales en el duodeno. Por eso no se debe aliñar con vinagre ni limón cuando en un menú hay presencia de un almidón o fécula (pan, patatas, arroz, garbanzos..) ni se deben juntar en una misma comida las frutas muy ácidas con el plátano.

 

  No combinar jamás proteínas fuertes con almidones fuertes

 

Las proteínas son digeridas en un medio ácido en el estómago mientras los almidones y féculas precisan un medio alcalino para su digestión. Nada más ingerir una proteína se segrega los ácidos gástricos para la activación de la pepsina, lo que ocasiona la inmediata paralización de la digestión de los almidones. Entonces no son compatibles en una misma comida carne con patatas o pescado con arroz o una tortilla de patatas.

 

  Nunca combinar frutas dulces y azúcares con proteínas

 

Las frutas dulces son de muy fácil y rápida digestión y por lo tanto no permanecen en el estómago ni siquiera media hora. Por el contrario las proteínas requieren varias horas para su larga digestión. Como consecuencia si se comen juntos, los azúcares quedarán retenidos en un medio húmedo y caliente con el resultado de una fermentación anormal. El yogurt y el requesón se consideran una excepción por estar predigeridos.

 

 

  Nunca combinar azúcares con grasas

 

Las frutas muy dulces y la fruta desecada tienen una digestión muy rápida mientras los alimentos ricos en grasas tienen un proceso de digestión muy lento y el resultado es el mismo como en el caso anterior.

 

  No combinar jamás frutas muy dulces con frutas muy ácidas

 

Por ejemplo los plátanos, uvas, melones no combinan bien con el kiwi, ni el limón, ni la piña aunque sí se puede tomar un zumo de fruta ácida media hora antes de comer frutas dulces. En general las frutas ácidas van mejor por la mañana y las frutas dulces a mediodía y para la cena .

 

  No combinar vegetales salados y amargos con frutas muy dulces

 

Ajos, cebollas, rábanos, apio, perejil...etc., tienen distinto tiempo de digestión que las frutas muy dulces por lo que conduce a una fermentación. Pero la excepción está en las frutas muy ácidas o poco azucaradas como el kiwi, limón, pomelo, piña que sí son tolerables con hortalizas y ensaladas. Así por ejemplo se pueden combinar kiwi, piña o limón en una ensalada siempre que no haya ningún almidón en el mismo menú.

 

 

  Aguacates

 

Hacen una buena combinación con ensaladas, fruta ácida y almidones, pero combinan mal con fruta dulce y azúcares. Los aguacates son una de las mejores fuentes de grasa y excelente proteína, pero son un alimento fuerte por lo que no se debe abusar de ello ni combinarlo con frutos secos, semillas y proteínas fuertes. Una ración es medio aguacate.

 

  Tomates

 

Aunque habitualmente se considera una fruta ácida, los tomates que se cultivan en España apenas tienen acidez especialmente si se comen bien maduros, por lo que nosotros considerando su gran riqueza enzimática, somos partidarios de consumirlos con almidones y proteínas pero nunca con frutas muy dulces ni muy ácidas. El tomate bien maduro no debe faltar en ninguna ensalada, por su gran valor alcalinizante.

 

  Nunca comer juntos dos féculas y/o almidones distintos

 

Ésta es una de las peores combinaciones y de las más practicadas. Por ejemplo arroz con lentejas, potaje con lentejas y patatas, o pan de mojar en presencia de patatas, arroz, legumbres...etc., bocadillo de tortilla de patatas.

 

  Nunca combinar dos proteínas de muy distinta naturaleza entre sí

 

La putrefacción que ocasiona la mala digestión de las proteínas es una de las fuentes de mayor toxemia. Debemos evitarla a toda costa. La combinación de dos proteínas muy similares puede considerarse aceptable, como por ejemplo yogurt en una salsa  dentro de un menú en el que también entre algo de queso, etc.

 

Algunos ejemplos de mala combinación de los alimentos

 

 

Nunca pan y patatas

Nunca pan y arroz

Nunca pan y garbanzos

Nunca kiwi y plátano

Nunca tomate y limón

Nunca lentejas y arroz

Nunca lentejas y patatas

Nunca huevo y patata

Nunca plátano y limón

Nunca jamón y melón

Nunca carne con patatas

Nunca pescado con arroz

Nunca higos con nueces

Nunca vinagre o limón en la ensalada con pasta o arroz o patatas

Nunca leche con pan

Nunca dátiles y almendras

 

 

Algunos ejemplos de buena combinación de los alimentos

 

 

Pan o pasta con aguacate

Fruta de cualquier tipo con yogurt o 100g de requesón

Uvas, peras, plátano y dátiles

Patata con verduras

Huevo con pan dextrinado

Pescado con limón

Carne con postre de piña natural

Ensaladilla rusa pero sin atún

Fruta con pan dextrinado

Fruta con copos de avena

Ensalada de hortalizas frescas SIN vinagre con arroz (almidón)

Ensalada de hortalizas frescas CON vinagre con setas (proteína)

Uvas con castañas

Fresas con miel y nata montada

Yogurt con muesli

Quínoa con verduras salteadas

 

 

 


 

5 – Emociones, salud y cuidado del cuerpo

En una persona más o menos equilibrada un setenta por ciento de sus pensamientos son pensamientos basura (4), hechos y fantasías que sólo tienen lugar en su mente. Nótese por cierto la similitud con la proporción de agua en el cuerpo humano, vehículo conductor de la emoción, así como la cantidad de tierra alterada por la mano del hombre. Adelanto que tal vez las cifras no sean del todo exactas.

La materialidad y el apego a lo externo que provoca la emoción inducida por el temor conducen invariablemente a relegar la salud a segundo o tercer término en nuestras prioridades. Contemplar al Ser en panorámica conlleva sin embargo a la consciencia de la trinidad excelsa, equilibrio perfecto de cuerpo, mente y alma.

La única manera sensata de vivir la vida es desde la conciencia a través del amparo de la ciencia, siendo esta última subordinada a la primera y no al revés.

Hay aspectos sobre los que se puede actuar; otros se han dispersado tanto y se hallan tan fuera de sí que realmente resulta complicado traerlos a la consciencia y llevarlos de nuevo a la conciencia.

¿Sobre qué aspectos actuar?

Queda dicho que el Ser lo es tanto del cielo como de la Tierra. Sin el Sol y sus ciclos no habría nada; sin la Tierra y sus frutos sencillamente la existencia se expresaría de otra manera.

Hay pues que retornar a ambos. El cuerpo precisa estar en contacto real con la tierra y manifestarse en lo mineral, vegetal y animal que incorpora. La mente ha de comunicarse con el cielo y entenderse desde la verticalidad como cauce de expresión entre lo de arriba y lo de abajo. Mirar el cielo no es sólo una expresión poética sino nutriente esencial imprescindible para el alma.

 

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/2/28/Fisiologia_Emociones.jpg 

¿Cómo llevar esto a cabo en un mundo tan alejado de sí? Francamente eso es algo que cada cual tiene que resolver y en ocasiones lleva toda una vida siquiera entenderlo. Lo cierto es que pueden compartirse experiencias que sirvan de referencia, sin delegar nunca en otros, ya sea el propio médico, la responsabilidad de nuestra salud.

Lo más obvio pasa por advertir que la emoción a que nos lleva la necesidad compulsiva no es propia del ser humano, sino inducida por el sistema; otras cosas pasan por reflexionar sobre a qué aspira realmente nuestra esencia.

Las experiencias de nuestros semejantes más aparentemente calmados y alegres son pautas a considerar. Sin embargo, el respirar abdominal, la nutrición adecuada y el buen pensar son cosas de cada cual y el médico puede aconsejarnos, pero no hacer lo que a cada uno corresponde.

Hay que reconocer no obstante que de la civilización surgida de Sumeria (Babilonia, Irak actual) y de la que han bebido hasta el presente las otras, han llevado a entender la farmacia como un negocio, la alimentación como a una derivada de esta y la salud como patrimonio de los imperios o multinacionales.

La basa de este entramado no se ajusta a los ritmos observados en la precesión de los ciclos, ya sean estos circadianos o celestes.

La vida es de esta manera para el común de los mortales el sobrevivir, no el vivir.

La medicina alopática oficial es heredera de los preceptos babilónicos, como todo el tinglado sobre el que se asienta nuestra sociedad adormecida.

Son las voces de la conciencia quienes empiezan a despertar el Ser y a aportar destellos de esperanza en una salud integral recobrada desde la toma del poder interno, delegado desde hace milenios en la voluntad de los dioses.

En este contexto imitar el modo de hacer de los animales no domesticados y aún no soliviantados por la civilización es un ejemplo.

La arterioesclerosis es hija de la civilización y de la emoción paralizante que nos atenaza. Comienza en el pensamiento que hiela la sangre y se manifiesta en el cuerpo que responde a la orden impuesta.

La sordera no congénita advierte en ocasiones del deseo de no oír aquello que nos asusta o desasosiega.

La ceguera no congénita o traumática anticipa la presión que destella en los ojos reflejos de aquello que no nos gusta ver. Eso son básica y sucintamente las emociones.

Pensar bien es un acto impagable de salud. Hay cosas que ya se saben. Una es que hay que abrazar y no temer a la propia mente; otra que no hay que luchar contra ella, sino entenderla.

En esencia es el temor quien nos enferma. El miedo a perder la vida es el mayor de los errores. La programación celular se ve reforzada en esta pulsión cuando se permite a la sombra que nos habita hacerse del control.

Sin embargo, cuando la sombra se ilumina desde el sol que también nos habita, no es posible la enfermedad, incluso en un cuerpo maltrecho y amortizado.

Somos bioquímica de la conciencia. Cada una de nuestras células es como una unidad emisora en vibración armónica. Si hay música y orden acaricia la melodía, de no ser así el desorden campa a sus anchas y deviene la muerte anticipada.


 

6- Conclusiones


Este es un trabajo por fuerza incompleto. Hay tantas cosas escritas y tan bien elaboradas que esforzarse en la originalidad es cuando menos vanidoso y sin sentido. Puedo aportar algunas pinceladas de lo que trato de hacer de mi propia vida, en búsqueda de la salud. Mi punto débil es el estómago, dolorido desde la indigestión emocional y la incapacidad de integrar la rabia por cosas reales o imaginadas acumuladas, que comienzo no obstante a entender como maestras.

La rabia y los miedos han sido hasta no hace mucho caprichosos y campaban a sus anchas. Ahora sé que es un aspecto de mí que reclama atención y respeto, a los que me debo, y no tanto al agrado de lo externo.

Ello me lleva a que por vez primera soy consciente de lo que me nutre y de aquello en definitiva que el cuerpo me advierte intuitivamente si es o no necesario, así como al disfrute de los pensamientos más hermosos que siembran la paz en la pradera de mis sueños.

 

 




ANEXOS

(INFORMACIÓN DE LA WEB CLINICA DE NAVARRA)

 

 

Recomendaciones de Nutrición de la SEEN

 

Aquí le presentamos una tabla con alimentos ricos en Magnesio, el contenido se expresa en miligramos por cada 100 gr. de porción comestible del producto

ALIMENTOS

CONTENIDO EN MAGNESIO

Almendras, cacahuetes...

250

Caracoles

250

Garbanzos, judías blancas, guisantes...

150

Avellanas, pistachos, nueces...

150

Maíz

120

Chocolate

100

Pan integral

91

Lentejas

78

Cigalas, langostinos, gambas...

76

Acelgas

76

Puré de patata

69

Dátiles

59

Pasta

57

Chocolate con leche

50

Espinacas

50

Sardinas en conserva

50

Almejas, berberechos...

50

Gruyere, Emmental

50

Pasas, ciruelas secas...

40

Queso manchego semicurado

39

Castañas

36

Guisantes verdes

35

Langosta y bogavante

34

Galletas

32

Queso de bola, manchego fresco...

28

Judías verdes, habas...

28

Sardinas en conserva

26

Patatas

25

Conejo

25

Besugo, dorada, salmonetes, merluza...

23

 

Aquí le presentamos una tabla con alimentos ricos en Calcio, el contenido se expresa en miligramos por cada 100 gr. de porción comestible del producto.

 

ALIMENTOS

CONTENIDO EN CALCIO

Queso manchego curado

1200

Queso Gruyere, emmental, roquefort, bola...

560-850

Queso manchego fresco

470

Sardinas en aceite

400

Almendras, avellanas

240

Cigalas, langostinos, gambas...

220

Queso de Burgos

186

Yogur

127-180

Higos secos

180

Helados

150

Garbanzos

145

Natillas y flanes

140

Pistachos

136

Leche de vaca

130

Judías blancas, habas secas

130

Almejas, berberechos, chirlas...

120

Chocolate con leche

120

Batidos lácteos

120

Acelgas, cardo, espinacas, puerro...

87-114

Queso en porciones

98

Nueces, dátiles, pasas ...

70

Aceitunas

63

Requesón y cuajada

60

Langosta y bogavante

60

Lentejas

56

Huevo de gallina

51

Bacalao

51

Pasteles, pastas...

48

Sardinas

43

Alcachofas, coles, repollo, judías verdes...

40

 

 

http://www.cun.es/, CLINICA UNIVERSIDAD DE NAVARRA

 

 

SISTEMA ENDOCRINO

(INFORMACIÓN DE LA WEB DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA)

 

La Endocrinología es la especialidad médica que estudia las glándulas que producen las hormonas; es decir, las glándulas de secreción interna o glándulas endocrinas.

 

Los endocrinólogos estudian los efectos normales de las secreciones de estas glándulas, y los trastornos derivados del mal funcionamiento de las mismas. Las glándulas endocrinas más importantes son:

El Sistema Endocrino es el conjunto de órganos y tejidos del organismo que liberan un tipo de sustancias llamado hormonas.. Los órganos endocrinos también se denominan glándulas sin conducto o glándulas endocrinas, debido a que sus secreciones se liberan directamente en el torrente sanguíneo, mientras que las glándulas exocrinasliberan sus secreciones sobre la superficie interna o externa de los tejidos cutáneos, la mucosa del estómago o el revestimiento de los conductos pancreáticos. Las hormonas secretadas por las glándulas endocrinas regulan el crecimiento, desarrollo y las funciones de muchos tejidos, y coordinan los procesos metabólicos del organismo.

Los tejidos que producen hormonas se pueden clasificar en tres grupos: glándulas endocrinas, cuya función es la producción exclusiva de hormonas; glándulas endo-exocrinas, que producen también otro tipo de secreciones además de hormonas; y ciertos tejidos no glandulares, como el tejido nervioso del sistema nervioso autónomo, que produce sustancias parecidas a las hormonas.

Hipófisis

La hipófisis, también llamada glándula pituitaria, está formada por tres lóbulos: el anterior, el intermedio, que en los primates sólo existe durante un corto periodo de la vida, y el posterior. Se localiza en la base del cerebro y se ha denominado la "glándula principal". Los lóbulos anterior y posterior de la hipófisis segregan hormonas diferentes.

El lóbulos anterior de la hipófisis libera varias hormonas que estimulan la función de otras glándulas endocrinas, por ejemplo, la adrenocorticotropina, hormona adrenocorticotropa o ACTH, que estimula la corteza suprarrenal; la hormona estimulante de la glándula tiroides o tirotropina (TSH) que controla el tiroides; la hormona estimulante de los folículos o foliculoestimulante (FSH) y la hormona luteinizante (LH), que estimulan las glándulas sexuales; y la prolactina, que, al igual que otras hormonas especiales, influye en la producción de leche por las glándulas mamarias. La hipófisis anterior es fuente de producción de la hormona del crecimiento o somatotropina, que favorece el desarrollo de los tejidos del organismo, en particular la matriz ósea y el músculo, e influye sobre el metabolismo de los hidratos de carbono. La hipófisis anterior también secreta una hormona denominada estimuladora de los melanocitos, que estimula la síntesis de melanina en las células pigmentadas o melanocitos. En la década de 1970, los científicos observaron que la hipófisis anterior también producía sustancias llamadas endorfinas, que son péptidos que actúan sobre el sistema nervioso central y periférico para reducir la sensibilidad al dolor.

 

El hipotálamo, porción del cerebro de donde deriva la hipófisis, produce las hormonas "controladoras". Estas hormonas regulan procesos corporales tales como el metabolismo y controlan la liberación de hormonas de glándulas como la tiroides, las suprarrenales y las gónadas (testículos u ovarios). También secreta una hormona antidiurética (que controla la excreción de agua) denominada vasopresina, que circula y se almacena en el lóbulo posterior de la hipófisis. La vasopresina controla la cantidad de agua excretada por los riñones e incrementa la presión sanguínea. El lóbulo posterior de la hipófisis también almacena una hormona fabricada por el hipotálamo llamada oxitocina. Esta hormona estimula las contracciones musculares, en especial delútero, y la excreción de leche por las glándulas mamarias.

La secreción de tres de las hormonas de la hipófisis anterior está sujeta a control hipotalámico por los factores liberadores: la secreción de tirotropina está estimulada por el factor liberador de tirotropina (TRF), y la de hormona luteinizante, por la hormona liberadora de hormona luteinizante (LHRH). La dopamina elaborada por el hipotálamo suele inhibir la liberación de prolactina por la hipófisis anterior. Además, la liberación de la hormona de crecimiento se inhibe por la somatostatina, sintetizada también en el páncreas. Esto significa que el cerebro también funciona como una glándula.

 

 

Glándulas suprarrenales

Las dos glándulas se localizan sobre los riñones.

 

Cada glándula suprarrenal está formada por una zona interna denominada médula y una zona externa que recibe el nombre de corteza. 

 

La médula suprarrenal produce adrenalina, llamada también epinefrina, y noradrenalina, que afecta a un gran número de funciones del organismo. Estas sustancias estimulan la actividad del corazón, aumentan la tensión arterial, y actúan sobre la contracción y dilatación de los vasos sanguíneos y la musculatura. La adrenalina eleva los niveles de glucosa en sangre (glucemia). Todas estas acciones ayudan al organismo a enfrentarse a situaciones de urgencia de forma más eficaz. La corteza suprarrenal elabora un grupo de hormonas denominadas glucocorticoides, que incluyen la corticosterona y el cortisol, y los mineralocorticoides, que incluyen la aldosterona y otras sustancias hormonales esenciales para el mantenimiento de la vida y la adaptación al estrés. Las secreciones suprarrenales regulan el equilibrio de agua y sal del organismo, influyen sobre la tensión arterial, actúan sobre el sistema linfático, influyen sobre los mecanismos del sistema inmunológico y regulan el metabolismo de los glúcidos y de las proteínas. Además, las glándulas suprarrenales también producen pequeñas cantidades de hormonas masculinas y femeninas.

Tiroides

La tiroides (pulsa aquí para ver una foto) es una glándula bilobulada situada en el cuello (ver una imagen microscópica de los folículos tiroideos).

 

Las hormonas tiroideas, la tiroxina y la triyodotironina aumentan el consumo de oxígeno y estimulan la tasa de actividad metabólica, regulan el crecimiento y la maduración de los tejidos del organismo y actúan sobre el estado de alerta físico y mental. El tiroides también secreta una hormona denominada calcitonina, que disminuye los niveles de calcio en la sangre e inhibe su reabsorción ósea.

 

 

Glándulas paratiroides

Las glándulas paratiroides se localizan en un área cercana o están inmersas en la glándula tiroides (pulsa aquí para ver una imagen microscópica de esta glándula).

 

La hormona paratiroidea o parathormona regula los niveles sanguíneos de calcio y fósforo y estimula la reabsorción de hueso.

Ovarios

Los ovarios son los órganos femeninos de la reproducción, o gónadas femeninas. Son estructuras pares con forma de almendra situadas a ambos lados del útero. Los folículos ováricos producen óvulos, o huevos, y también segregan un grupo de hormonas denominadas estrógenos, necesarias para el desarrollo de los órganos reproductores y de las características sexuales secundarias, como distribución de la grasa, amplitud de la pelvis, crecimiento de las mamas y vello púbico y axilar.

La progesterona ejerce su acción principal sobre la mucosa uterina en el mantenimiento del embarazo. También actúa junto a los estrógenos favoreciendo el crecimiento y la elasticidad de la vagina. Los ovarios también elaboran una hormona llamada relaxina, que actúa sobre los ligamentos de la pelvis y el cuello del útero y provoca su relajación durante el parto, facilitando de esta forma el alumbramiento.

Testículos

Las gónadas masculinas o testículos son cuerpos ovoideos pares que se encuentran suspendidos en el escroto. Las células de Leydig de los testículos producen una o más hormonas masculinas, denominadas andrógenos. La más importante es la testosterona, que estimula el desarrollo de los caracteres sexuales secundarios, influye sobre el crecimiento de la próstata y vesículas seminales, y estimula la actividad secretora de estas estructuras. Los testículos también contienen células que producen gametos masculinos o espermatozoides. Véase Aparato reproductor.

 

 

 

Páncreas

La mayor parte del páncreas está formado por tejido exocrino que libera enzimas en el duodeno. Hay grupos de células endocrinas, denominados islotes de Langerhans, distribuidos por todo el tejido que secretan insulina y glucagón. La insulina actúa sobre el metabolismo de los hidratos de carbono, proteínas y grasas, aumentando la tasa de utilización de la glucosa y favoreciendo la formación de proteínas y el almacenamiento de grasas. El glucagón aumenta de forma transitoria los niveles de azúcar en la sangre mediante la liberación de glucosa procedente del hígado.

Más información en esta web: Diabetes mellitus

 

 

 Placenta

La placenta, un órgano formado durante el embarazo a partir de la membrana que rodea al feto, asume diversas funciones endocrinas de la hipófisis y de los ovarios que son importantes en el mantenimiento del embarazo. Secreta la hormona denominada gonadotropina coriónica, sustancia presente en la orina durante la gestación y que constituye la base de las pruebas de embarazo. La placenta produce progesterona y estrógenos, somatotropina coriónica (una hormona con algunas de las características de la hormona del crecimiento), lactógeno placentario y hormonas lactogénicas. Véase Fecundación, embarazo y parto.

 Otros órganos

Otros tejidos del organismo producen hormonas o sustancias similares. Los riñones secretan un agente denominado renina que activa la hormona angiotensina elaborada en el hígado. Esta hormona eleva a su vez la tensión arterial, y se cree que es provocada en gran parte por la estimulación de las glándulas suprarrenales. Los riñones también elaboran una hormona llamada eritropoyetina, que estimula la producción de glóbulos rojos por la médula ósea. El tracto gastrointestinal fabrica varias sustancias que regulan las funciones del aparato digestivo, como la gastrina del estómago, que estimula la secreción ácida, y la secretina y colescistoquinina del intestino delgado, que estimulan la secreción de enzimas y hormonas pancreáticas. La colescistoquinina provoca también la contracción de la vesícula biliar. En la década de 1980, se observó que el corazón también segregaba una hormona, llamada factor natriurético auricular, implicada en la regulación de la tensión arterial y del equilibrio hidroelectrolítico del organismo.

La confusión sobre la definición funcional del sistema endocrino se debe al descubrimiento de que muchas hormonas típicas se observan en lugares donde no ejercen una actividad hormonal. La noradrenalina está presente en las terminaciones nerviosas, donde trasmite los impulsos nerviosos. Los componentes del sistema renina-angiotensina se han encontrado en el cerebro, donde se desconocen sus funciones. Los péptidos intestinales gastrina, colecistoquinina, péptido intestinal vasoactivo (VIP) y el péptido inhibidor gástrico (GIP) se han localizado también en el cerebro. Las endorfinas están presentes en el intestino, y la hormona del crecimiento aparece en las células de los islotes de Langerhans. En el páncreas, la hormona del crecimiento parece actuar de forma local inhibiendo la liberación de insulina y glucagón a partir de las células endocrinas.

Metabolismo hormonal

Las hormonas conocidas pertenecen a tres grupos químicos: proteínasesteroides y aminas. Aquellas que pertenecen al grupo de las proteínas o polipéptidos incluyen las hormonas producidas por la hipófisis anterior, paratiroides, placenta y páncreas. En el grupo de esteroides se encuentran las hormonas de la corteza suprarrenal y las gónadas. Las aminas son producidas por la médula suprarrenal y el tiroides. La síntesis de hormonas tiene lugar en el interior de las células y, en la mayoría de los casos, el producto se almacena en su interior hasta que es liberado en lasangre. Sin embargo, el tiroides y los ovarios contienen zonas especiales para el almacenamiento de hormonas.

La liberación de las hormonas depende de los niveles en sangre de otras hormonas y de ciertos productos metabólicos bajo influencia hormonal, así como de la estimulación nerviosa. La producción de las hormonas de la hipófisis anterior se inhibe cuando las producidas por la glándula diana (target) particular, la corteza suprarrenal, el tiroides o las gónadas circulan en lasangre. Por ejemplo, cuando hay una cierta cantidad de hormona tiroidea en el torrente sanguíneo la hipófisis interrumpe la producción de hormona estimulante del tiroides hasta que el nivel de hormona tiroidea descienda. Por lo tanto, los niveles de hormonas circulantes se mantienen en un equilibrio constante. Este mecanismo, que se conoce como homeostasis o realimentación negativa , es similar al sistema de activación de un termostato por la temperatura de una habitación para encender o apagar una caldera.

La administración prolongada procedente del exterior de hormonas adrenocorticales, tiroideas o sexuales interrumpe casi por completo la producción de las correspondientes hormonas estimulantes de la hipófisis, y provoca la atrofia temporal de las glándulas diana. Por el contrario, si la producción de las glándulas diana es muy inferior al nivel normal, la producción continua de hormona estimulante por la hipófisis produce una hipertrofia de la glándula, como en el bocio por déficit de yodo.

La liberación de hormonas está regulada también por la cantidad de sustancias circulantes en sangre, cuya presencia o utilización queda bajo control hormonal. Los altos niveles de glucosa en la sangre estimulan la producción y liberación de insulina (ver diabetes mellitus) mientras que los niveles reducidos estimulan a las glándulas suprarrenales para producir adrenalina y glucagón; así se mantiene el equilibrio en el metabolismo de los hidratos de carbono. De igual manera, un déficit de calcio en la sangre estimula la secreción de hormona paratiroidea, mientras que los niveles elevados estimulan la liberación de calcitonina por el tiroides.

La función endocrina está regulada también por el sistema nervioso, como lo demuestra la respuesta suprarrenal al estrés. Los distintos órganos endocrinos están sometidos a diversas formas de control nervioso. La médula suprarrenal y la hipófisis posterior son glándulas con rica inervación y controladas de modo directo por el sistema nervioso. Sin embargo, la corteza suprarrenal, el tiroides y las gónadas, aunque responden a varios estímulos nerviosos, carecen de inervación específica y mantienen su función cuando se trasplantan a otras partes del organismo. La hipófisis anterior tiene inervación escasa, pero no puede funcionar si se trasplanta.

Se desconoce la forma en que las hormonas ejercen muchos de sus efectos metabólicos y morfológicos. Sin embargo, se piensa que los efectos sobre la función de las células se deben a su acción sobre las membranas celulares o enzimas, mediante la regulación de la expresión de los genes o mediante el control de la liberación de iones u otras moléculas pequeñas. Aunque en apariencia no se consumen o se modifican en el proceso metabólico, las hormonas pueden ser destruidas en gran parte por degradación química. Los productos hormonales finales se excretan con rapidez y se encuentran en la orina en grandes cantidades, y también en las heces y el sudor.

Ciclos endocrinos

El sistema endocrino ejerce un efecto regulador sobre los ciclos de la reproducción, incluyendo el desarrollo de las gónadas, el periodo de madurez funcional y su posterior envejecimiento, así como el ciclo menstrual y el periodo de gestación. El patrón cíclico del estro, que es el periodo durante el cual es posible el apareamiento fértil en los animales, está regulado también por hormonas.

La pubertad, la época de maduración sexual, está determinada por un aumento de la secreción de hormonas hipofisarias estimuladoras de las gónadas o gonadotropinas, que producen la maduración de los testículos u ovarios y aumentan la secreción de hormonas sexuales. A su vez, las hormonas sexuales actúan sobre los órganos sexuales auxiliares y el desarrollo sexual general.

En la mujer, la pubertad está asociada con el inicio de la menstruación y de la ovulación. La ovulación, que es la liberación de un óvulo de un folículo ovárico, se produce aproximadamente cada 28 días, entre el día 10 y el 14 del ciclo menstrual en la mujer. La primera parte del ciclo está marcada por el periodo menstrual, que abarca un promedio de tres a cinco días, y por la maduración del folículo ovárico bajo la influencia de la hormona foliculoestimulante procedente de la hipófisis. Después de la ovulación y bajo la influencia de otra hormona, la llamada luteinizante, el folículo vacío forma un cuerpo endocrino denominado cuerpo lúteo, que secreta progesterona, estrógenos, y es probable que durante el embarazo, relaxina. La progesterona y los estrógenos preparan la mucosa uterina para el embarazo. Si éste no se produce, el cuerpo lúteo involuciona, y la mucosa uterina, privada del estímulo hormonal, se desintegra y descama produciendo la hemorragia menstrual. El patrón rítmico de la menstruación está explicado por la relación recíproca inhibición-estimulación entre los estrógenos y las hormonas hipofisarias estimulantes de las gónadas.

Si se produce el embarazo, la secreción placentaria de gonadotropinas, progesterona y estrógenos mantiene el cuerpo lúteo y la mucosa uterina, y prepara las mamas para la producción de leche o lactancia. La secreción de estrógenos y progesterona es elevada durante el embarazo y alcanza su nivel máximo justo antes del nacimiento. La lactancia se produce poco después del parto, presumiblemente como resultado de los cambios en el equilibrio hormonal tras la separación de la placenta.

Con el envejecimiento progresivo de los ovarios, y el descenso de su producción de estrógenos, tiene lugar la menopausia. En este periodo la secreción de gonadotropinas aumenta como resultado de la ausencia de inhibición estrogénica. En el hombre el periodo correspondiente está marcado por una reducción gradual de la secreción de andrógenos.

Trastornos de la función endocrina

Las alteraciones en la producción endocrina se pueden clasificar como de hiperfunción (exceso de actividad) o hipofunción (actividad insuficiente). La hiperfunción de una glándula puede estar causada por un tumor productor de hormonas que es benigno o, con menos frecuencia, maligno. La hipofunción puede deberse a defectos congénitos, cáncer, lesiones inflamatorias, degeneración, trastornos de la hipófisis que afectan a los órganos diana, traumatismos, o, en el caso de enfermedad tiroidea, déficit de yodo. La hipofunción puede ser también resultado de la extirpación quirúrgica de una glándula o de la destrucción por radioterapia.

La hiperfunción de la hipófisis anterior con sobreproducción de hormona del crecimiento provoca en ocasiones gigantismo o acromegalia, o si se produce un exceso de producción de hormona estimulante de la corteza suprarrenal, puede resultar un grupo de síntomas conocidos como síndrome de Cushing que incluye hipertensión, debilidad, policitemia, estrías cutáneas purpúreas, y un tipo especial de obesidad. La deficiencia de la hipófisis anterior conduce a enanismo (si aparece al principio de la vida), ausencia de desarrollo sexual, debilidad, y en algunas ocasiones desnutrición grave. Una disminución de la actividad de la corteza suprarrenal origina la enfermedad de Addison, mientras que la actividad excesiva puede provocar el síndrome de Cushing u originar virilismo, aparición de caracteres sexuales secundarios masculinos en mujeres y niños. Las alteraciones de la función de las gónadas afecta sobre todo al desarrollo de los caracteres sexuales primarios y secundarios. Las deficiencias tiroideas producen cretinismo y enanismo en el lactante, y mixedema, caracterizado por rasgos toscos y disminución de las reacciones físicas y mentales, en el adulto. La hiperfunción tiroidea (enfermedad de Graves, bocio tóxico) se caracteriza por abultamiento de los ojos, temblor y sudoración, aumento de la frecuencia del pulso, palpitaciones cardiacas e irritabilidad nerviosa. La diabetes insípida se debe al déficit de hormona antidiurética, y la diabetes mellitus, a un defecto en la producción de la hormona pancreática insulina, o puede ser consecuencia de una respuesta inadecuada del organismo.

 

SISTEMA NERVIOSO

(JUNTA DE ANDALUCÍA)

 

El Sistema Nervioso (SN) es, junto con el Sistema Endocrino, el rector y coordinador de todas las actividades conscientes e inconscientes del organismo. Está formado por el sistema nervioso central o SNC (encéfalo y médula espinal) y los nervios (el conjunto de nervios es el SNP o sistema nervioso periférico)

SN = SNC + SNP

A menudo, se compara el Sistema Nervioso con un ordenador ya que las unidades periféricas (sentidos) aportan gran cantidad de información a través de los "cables" de transmisión (nervios) para que la unidad de procesamiento central (cerebro), provista de su banco de datos (memoria), la ordene, la analice, muestre y ejecute.

Sin embargo, la comparación termina aquí, en la mera descripción de los distintos elementos. La informática avanza a enormes pasos, pero aun está lejos el día que se disponga de un ordenador compacto, de componentes baratos y sin mantenimiento, capaz de igualar la rapidez, la sutileza y precisión del cerebro humano.  Haz clik aquí para ver unas láminas interactivas.

El sistema nervioso central realiza las mas altas funciones, ya que atiende y satisface las necesidades vitales y da respuesta a los estímulos. Ejecuta tres acciones esenciales, que son:

  1. la detección de estímulos
  2. la transmisión de informaciones y
  3. la coordinación general.

El Cerebro es el órgano clave de todo este proceso. Sus diferentes estructuras rigen la sensibilidad, los movimientos, la inteligencia y el funcionamiento de los órganos. Su capa más externa, la corteza cerebral, procesa la información recibida, la coteja con la información almacenada y la transforma en material utilizable, real y consciente.

El Sistema Nervioso permite la relación entre nuestro cuerpo y el exterior, además regula y dirige el funcionamiento de todos los órganos del cuerpo.

Las Neuronas (dibujo de la derecha) son las unidades funcionales del sistema nervioso. Son células especializadas en transmitir por ellas los impulsos nerviosos. Pulsa aquí para ver un gráfico explicativo.

División del Sistema Nervioso

Desde el punto de vista anatómico se distinguen dos partes del SN:

El Sistema Nervioso Central comprende el Encéfalo y la Médula Espinal

El encéfalo

Es la masa nerviosa contenida dentro del cráneo. esta envuelta por las meninges, que son tres membranas llamadas: duramadre, piamadre y aracnoides.

 

El encéfalo consta de tres partes más voluminosas: cerebrocerebelo y bulbo raquídeo, y otras más pequeñas: el diéncéfalo, con el hipotálamo (en conexión con la hipófisis del Sistema Endocrino) y el mesencéfalo con los tubérculos cuadrigéminos.

 

El cerebro:

Es la parte más importante, está formado por la sustancia gris (por fuera) y la sustancia blanca (por dentro). Su superficie no es lisa, sino que tienes unas arrugas o salientes llamadascircunvoluciones; y unos surcos denominados cisuras, las más notables son llamadas las cisuras de Silvio y de Rolando. Esta dividido incompletamente por una hendidura en dos partes, llamados hemisferios cerebrales. En los hemisferios se distinguen zonas denominadas lóbulos, que llevan el nombre del hueso en que se encuentran en contacto (frontal, parietal...). Pesa unos 1.200gr Dentro de sus principales funciones están las de controlar y regular el funcionamiento de los demás centros nerviosos, también en el se reciben las sensaciones y se elaboran las respuestas conscientes a dichas situaciones. Es el órgano de las facultades intelectuales: atención, memoria, inteligencia ... etc.

 

El cerebelo:

Esta situado detrás del cerebro y es más pequeño (120 gr.); tiene forma de una mariposa con las alas extendidas. Consta de tres partes: Dos hemisferios cerebelosos y el vérmix o cuerpo vermiforme. Por fuera tiene sustancia gris y en el interior sustancia blanca, esta presenta una forma arborescente por lo que se llama el árbol de la vida. Coordina los movimientos de losmúsculos al caminar y realizar otras actividades motoras.

 

 

El bulbo raquídeo:

Es la continuación de la médula que se hace más gruesa al entrar en el cráneo. Regula el funcionamiento del corazón y de los músculos respiratorios, además de los movimientos de la masticación, la tos, el estornudo, el vómito ... etc. Por eso una lesión en el bulbo produce la muerte instantánea por paro cardiorrespiratorio irreversible.

La médula espinal:

La médula espinal es un cordón nervioso, blanco y cilíndrico encerrada dentro de la columna vertebral. Su función más importante es conducir, mediante los nervios de que está formada, la corriente nerviosa que conduce las sensaciones hasta el cerebro y los impulsos nerviosos que lleva las respuestas del cerebro a los músculos.

 

 

Los nervios

El conjunto de nervios es el SNP (pulsa aquí para ver una buena imagen). Los nervios son cordones delgados de sustancia nerviosa que se ramifican por todos los órganos del cuerpo. Unos salen del encéfalo y se llaman nervios craneales. Otros salen a lo largo de la médula espinal: son los nervios raquídeos. La información puede viajar desde los órganos de los sentidos hacia el SNC, o bien en sentido contrario: desde el SNC hacia los músculos y glándulas.

 

 

 

 

La Memoria, Inteligencia Y Sueño

La inteligencia es la capacidad de adaptarse a las situaciones nuevas. De hecho, no se trata de una habilidad fija, sino mas bien una suma de facultades relacionadas, otorgados por la corteza cerebral, la capa nerviosa que recubre todo el cerebro humano.

Tanto la definición de la inteligencia como la medición han suscitado siempre recelos y criticas. Sin embargo, muchos test de inteligencia establecen su puntuación a partir de un promedio, al que se ha dado un valor 100. así, se determina que el 70% de la población posee un cociente intelectual (CI) normal, situado entre 85 y 115. Una buena herencia y un ambiente propicio son dos circunstancias esenciales para que una persona pueda desarrollar todo su potencial intelectual.

La memoria es otra facultad maravillosa del cerebro humano, pues permite registrar datos y sensaciones, revivirlos a voluntad después de minutos o años después. La memoria es una sola, pero se distinguen tres niveles, según cuanto tiempo se recuerda una información, esta es la memoria inmediata, de solo unos segundos, la memoria a corto plazo, de unas horas a unos pocos días, y la memoria a largo plazo, en que los datos se graban a fuego y pueden recordarse toda la vida.

Inteligencia y memoria son dos facultades que un cerebro somnoliento realiza a duras penas y sin ningún lucimiento. El sueño es imprescindible para vivir, en especial el sueño profundo, en que el cuerpo se abandona a la relajación y el cerebro se enfrasca en una frenética actividad onírica (actividad de los sueños y pesadillas).

En esta web:

Los músculos son los motores del movimiento. Un músculo, es un haz de fibras, cuya propiedad mas destacada es la contractilidad. Gracias a esta facultad, el paquete de fibras musculares se contrae cuando recibe orden adecuada. Al contraerse, se acorta y se tira del hueso o de la estructura sujeta. Acabado el trabajo, recupera su posición de reposo.

 

Ampliar imagen

¿Qué son los ligamentos? click aquí

Ver Láminas interactivas

¿Qué es una tendinitis? click aquí

 

Se distinguen tres tipos de tejido muscular:

  • T.M. Estriado o Esquelético
  • T.M. Liso
  • T.M. Cardíaco

Los músculos estriados son rojos, tienen una contracción rápida y voluntaria y se insertan en los huesos a través de un tendón, por ejemplo, los de la masticación, el trapecio, que sostiene erguida la cabeza, o los gemelos en las piernas que permiten ponerse de puntillas. Aquí abajo puedes ver el aspecto al microscopio del tejido muscular estriado:

Los músculos lisos tapizan tubos y conductos y tienen contracción lenta e involuntaria. Se encuentran por ejemplo, recubriendo el tubo digestivo o los vasos sanguíneos (arterias y venas).

El músculo cardíaco (del corazón) es un caso especial, pues se trata de una variedad de músculo estriado, pero de contracción involuntaria.

El cuerpo humano posee unos 650 músculos de acción voluntaria. Tal riqueza muscular nos permite realizar innumerables movimientos. Hay músculos planos como el recto del abdomen, en forma de huso como el bíceps o muy cortos como los interóseos del metacarpo. Algunos músculos son muy grandes, como el dorsal en la espalda, mientras otros muy potentes como el cuadriceps en el muslo. Además los músculos sirven, junto con los huesos, como protección a los órganos internos así como de dar forma al organismo y expresividad al rostro.

Los músculos son conjuntos de células alargadas llamadas fibras. Están colocadas en forma de haces que a su vez están metidos en unas vainas conjuntivas que se prolongan formando los tendones, con lo que se unen a los huesos. Su forma es variable. La más típica es la forma de huso (gruesos en el centro y finos en los extremos) muy alargado.

Sus Propiedades :

  • Son blandos
  • Pueden deformarse
  • Pueden contraerse

Su misión esencial es mover las diversas partes del cuerpo apoyándose en los huesos.

En el cuerpo humano hay más de 650 músculos. Para ver una clasificación de los músculos según su forma pulsa aquí .

Los más importantes son :
En la cabeza señalemos: 
Los que utilizamos para masticar, llamados Maseteros.
El músculo que permite el movimiento de los labios cuando hablamos: Orbicular de los labios.
Los que permiten abrir o cerrar los párpados : Orbiculares de los ojos. Los que utilizamos para soplar o silbar, llamados Bucinadores. Pulsa aquí para ver un gran dibujo y aquí para ver otro.

 


En el Cuello
Los que utilizamos para doblar la cabeza hacia los lados o para hacerla girar : se llaman Esterno-cleido-mastoideos.
Los que utilizamos para moverla hacia atrás: Esplenio.

 


En el Tronco. (pulsa aquí para una visión posterior). 
Los utilizados en la respiración: Intercostales, Serratos, en forma de sierra, el diafragma que separa el tórax del abdomen. Los pectorales, para mover el brazo hacia adelante y los dorsales, que mueven el brazo hacia atrás. Los trapecios, que elevan el hombro y mantienen vertical la cabeza. Aquí puedes ver los principales músculos del tronco visto frontalmente:

 

Ver láminas interactivas.

En los Brazos destacamos: 
El deltoides que forma el hombro.
El bíceps Braquial que flexiona el antebrazo sobre el brazo.
El tríceps Branquial que extiende el antebrazo.
Los pronadores y supinadores hacen girar la muñeca y la mano. (ver antebrazo)
Los flexores y extensores de los dedos. Músculos de la mano

Pulsa aquí para ver cómo actúan combinadamente, contrayéndose o relajándose, los músculos para extender o flexionar el brazo

 

 

En las Extremidades Inferiores destacamos:
Los glúteos que forman las nalgas.
El sartorio que utilizamos para cruzar una pierna sobre la otra.
El bíceps crural está detrás, dobla la pierna por la rodilla.
El tríceps está delante, extiende la pierna.
Los gemelos son los que utilizamos para caminar, forman la pantorrilla, terminan en el llamado tendón de Aquiles. 
Los flexores y extensores de los dedos. (ver músculos del pie)

 

Los músculos realizan el trabajo de extensión y de flexión, para aquello tiran de los huesos, que hacen de palancas (pulsa aquí para ver un gráfico explicativo; y pulsa aquí para ver los diferentes tipos de articulaciones). Otro efecto de trabajo de los músculos es la producción de calor, lo que interviene en la regulación de los centros nerviosos. En ellos se reciben las sensaciones, para que el sistema nervioso elabore las respuestas conscientes a dichas sensaciones (ver sentidos).

Los músculos gastan mucho oxígeno y glucosa, cuando el esfuerzo es muy fuerte y prolongado, provocando que los músculos no alcancen a satisfacer sus necesidades, dan como resultado los calambres y fatigas musculares por acumulación de toxinas musculares, estos estados desaparecen con descanso y masajes que activen la circulación, para que la sangre arrastre las toxinas presentes en la musculatura.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los alimentos sometidos a radiación

Una técnica nueva para alargar la duración de muchos alimentos consiste en someterlos a dosis de radiación. Al bombardearlos con una cantidad específica de rayos gamma se destruyen las bacterias, el moho, los insectos y otros parásitos, y además se ralentiza el proceso de maduración y la germinación de las verduras. En algunos países se recomienda la radiación para ciertos tipos de alimentos, tales como el pollo y las gambas, con el fin de reducir el riesgo de intoxicación. Sin embargo, existen otros países que la prohíben e, incluso, no permiten la importación de alimentos expuestos a un proceso radiactivo.

¿Cómo funciona?

Los rayos gamma alteran el ADN (material genético) dentro de los microorganismos que se encuentran en los alimento, matándolo de forma instantánea. No existe ninguna posibilidad de comprobar si un alimento ha sido o no sometido a radiación, sólo que éste será completamente estéril y no desarrollará ningún tipo de bacteria ni moho.

¿Qué seguridad ofrece este método?

El alimento radiado no es radioactivo, y la radiación no altera ni su sabor ni su apariencia. Sin embargo, en algunos casos destruye el contenido vitamínico. Todavía no se ha podido comprobar cuál es el efecto que produce sobre los aditivos alimentarios.

Enlaces:

 

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres