Blogia
limonche

Visita Museo Correos y Telecomunicaciones, 21 de enero 2014

Visita Museo Correos y Telecomunicaciones, 21 de enero 2014

Los sabios de correos

Hoy he visitado el Museo de Correos y Telégrafos sito en Aravaca, Madrid, y me ha encantado. En especial el apartado referido a cartas jeroglíficas, donde se haya expuesta entre otras una dirigida a una persona de mi pueblo, Infantes o Villanueva de los Infantes, Ciudad Real.

 

Luis Solera Sánchez

C/ de los Carros, 4  (se ve el dibujo de los carros y el número es tres y uno)

Infantes (el pueblo se define como hijo legítimo que no es inmediato sucesor del rey) 

Ciudad Real

Las comunicaciones han cambiado para siempre la historia de la humanidad, en particular el periodo que abarca de comienzos de 1700 al tiempo presente. Con el advenimiento de las diligencias, barcos veloces y el desarrollo de la electricidad había cartas que remitir a lugares cada vez más alejados, libros que compartir, historias que conocer, noticias que difundir. El video que sigue de la página de Correos es sumamente ilustrativo y didáctico.

 

HISTORIA DE CORREOS

http://www.youtube.com/watch?v=Al5jDsw3cio

 

A lo largo de la Historia, las sociedades han evolucionado a través del contacto entre sus miembros. El comercio y la comunicación han sido indispensables en ese proceso. Por ello, la transmisión de noticias entre distintos grupos humanos es tan remota como su propia historia, siendo el mensajero uno de los personajes más antiguos, cuya labor sigue siendo necesaria aun en la actualidad.

Aunque su existencia se remonte a un pasado más antiguo, la organización del correo en España se debe a los romanos. El cursus publicus, como se denominaba, recorría toda la geografía de Hispania a través de una cuidada red de caminos portando los mensajes para el ejército o los administradores romanos.

Posteriormente, durante la Edad Media, los numerosos reinos en los que se dividió España crearon sus propios sistemas de correo. Los mandaderos iban de una corte a otra con los encargos de sus reyes. También los comerciantes o las instituciones religiosas o universitarias tenían sus propios mensajeros. La organización postal en España fue transformándose progresivamente con la unificación de los reinos bajo la monarquía de los Reyes Católicos, con el descubrimiento de América y luego con la ampliación de territorios en Europa durante el reinado de Carlos I.

Al mismo tiempo, la concesión del privilegio real del correo a la familia Tassis, centralizó en sus manos todo el orden postal, tanto en España como en Europa. Ellos se encargaron del correo áulico y, posteriormente, fueron extendiendo el uso de la posta a los particulares. En América, y por el mismo procedimiento del privilegio real, la concesión de la explotación postal recayó en la familia Galíndez de Carvajal.

Con el cambio de dinastía a principios del siglo XVIII, el correo dejó de ser una concesión del monarca para convertirse en una Renta Real. El Secretario de Estado solía desempeñar también el cargo de Superintendente de la Real Renta de Correos y Postas. El espíritu reformador de la corona propició cambios sustanciales en la organización del servicio: se mejoraron los caminos reales, se ofertaron nuevas prestaciones, se racionalizaron las tarifas, se construyó una Casa del Correo en la madrileña Puerta del Sol y se nombraron los primeros carteros de España.

Durante el XIX, la evolución del servicio postal se convirtió en revolución tras la entronización del ferrocarril en España, que mejoró y acortó los tiempos de entrega de la correspondencia. Además, la invención de los sellos de franqueo abarató el servicio y lo extendió a un mayor número de ciudadanos, llegándose en la segunda mitad del siglo a la entrega de correspondencia en todos los ayuntamientos del país. La tercera innovación de dicho periodo fue la telegrafía eléctrica que, por la rapidez que aportó a los mensajes, activó el mundo de la prensa, de los negocios y del propio Estado.

La centuria de 1900 continuó con la misma tendencia modernizadora. El avión, el automóvil, la radiotelegrafía, la mecanización de los procesos postales, la racionalización arquitectónica en los edificios de correos,... son algunos ejemplos.

Más recientemente, las nuevas tecnologías han crecido y se han consolidado en todos los ámbitos, en general, y en el de las comunicaciones, en particular. Correos ha respondido a los nuevos retos incorporando los medios más innovadores a todos los procesos postales, desde los centros de tratamiento automatizado hasta el empleo de terminales informáticos portátiles por su personal de reparto, pasando por el lanzamiento de su oficina postal virtual www.correos.es desde la que empresas y particulares pueden contratar desde los servicios postales tradicionales hasta los creados específicamente para el entorno electrónico.

Todo ello ha permitido a Correos seguir trabajando al servicio de la sociedad, adecuando su marco jurídico a las disposiciones de la Unión Europea y proyectándose hacia el futuro mediante prestaciones de calidad y de respeto al entorno medioambiental.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

1 comentario

Jose Ramón Iglesia -

Aunque la ubicación del museo es provisional, conforta comprobar que la propia administración de Correos y Telégrafos cuida de su memoria y potencia su estudio. Ya nos gustaría que otras empresas de comunicaciones hicieran lo mismo. Estuvimos también allí unas semanas antes http://historiatelefonia.com/2013/11/28/visitamos-el-museo-postal-y-telegrafico-en-madrid/). Muy interesante entrada.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres