Blogia
limonche

Entrevista en Desarrollo Humano, jueves 29 de octubre de 2105

Entrevista en Desarrollo Humano, jueves 29 de octubre de 2105

http://desarrollohumanoonline.es/prensa/entrevistas/item/1689-francisco-limonche.html

 

Cuando entrevistas a una persona, puedes hacerlo por trabajo o por curiosidad. Poco trabajo hay cuando entra la segunda parte. Curiosidad sobre su historia, sus colaboraciones en fundaciones, sus opiniones. Esto es lo que me motiva a tener esta conversación con Francisco Limonche.
 

Hola Francisco, si hablamos de proyectos sociales, estamos con un profesional que sabe de ello. Veo en tu CV que fuiste gestor de proyectos sociales en Telefónica, durante 15 años. ¿Cuáles fueron tus funciones?

 
Ha sido la de gestor de proyectos sociales la etapa más enriquecedora de mi trayectoria profesional. Un gestor de Telefónica en aquella época era un experto en un tema, algo parecido a un jefe de sección pero con apenas gente a su cargo. Fundamentalmente mi  cometido tenía que ver con la prospección, adaptación y propuesta de equipos, redes y soluciones en telecomunicaciones para personas con discapacidad y  personas mayores. Ello me llevo a hacer decenas de viajes por Europa estudiando las soluciones más adelantadas del momento en telefonía e informática para sordos, ciegos y personas con movilidad reducida. Posteriormente llegué a ser coordinador europeo durante seis años del grupo de operadoras G6 en Telecomunicaciones y Discapacidad. Al tiempo y durante tres años más fui coordinador del grupo AHCIET en America Latina de Discapacidad y Telemedicina. Tuve entusiasmo y unos jefes estupendos que confiaron en mí. Para que os hagáis una idea en apenas unos años los sordos de España pasaron de hacer uso de poco más de 200 equipos de telefonía adaptada y no compatibles entre sí, a unos quince mil compatibles y un centro de intermediación que ha transformado para bien la vida de decenas de miles de personas sordas. AHCIET, ahora denominada ASIET, Asociación Iberoamericana de Centros de Investigación y Empresas de Telecomunicación.

Un ingeniero técnico de telecomunicaciones en temas sociales. ¿Cómo llegas a este puesto? ¿Vocación? 


Llevaba ya unos años participando en organismos internacionales, concretamente en la CEPT, Conferencia Europea de Correos y Telecomunicaciones, y en la UIT, Unión Internacional de Telecomunicaciones en la normalización de servicios de telecomunicaciones. Ahora parece no tener importancia descolgar un teléfono y ponerte en contacto de inmediato con cualquier lugar del mundo, pero ello ha exigido que las operadoras y los países se pongan de acuerdo. Tuvimos en Telefónica un presidente, Cándido Velázquez Gaztelu, adelantado, sensible y un hijo afectado de una grave discapacidad. Un día Cándido Velázquez y parte de su equipo directivo fueron a visitar unas instalaciones de soluciones en discapacidad en Suecia y quedaron impresionados; trajeron un montón de información, mucha de ella en sueco y esta fue pasando jerárquicamente hasta llegar a las manos de mi jefe de entonces, José Luis Sanz. A los dos nos entusiasmó la propuesta de hacer algo parecido en España; de hecho repetimos el viaje a Suecia y Reino Unido, los dos países más adelantados por entonces. Pocos años después pasamos a situarnos a la altura de las grandes operadoras europeas en soluciones para personas con discapacidad. Es cierto también que en España la ONCE ya disponía de soluciones muy punteras y pioneras en el mundo. Los convenios de colaboración de Telefónica con ONCE, Confederación de Sordos, Cruz Roja, Ceapat y otras organizaciones sociales de la discapacidad estimularon además y mucho en Telefónica la búsqueda de las mejores soluciones. Quiero señalar sin embargo que Telefónica siempre ha sido una empresa de tradición social. Los orígenes de la empresa se remontan a Alfonso XIII y a un coronel americano, primer propietario de la misma, que luego resultó ser un pillo; pero los empleados y directivos primeros tuvieron muy claro desde el primer momento el propósito social de las telecomunicaciones. Telefónica disponía de cabinas telefónicas adaptadas para la discapacidad, comunicaciones para la salvaguarda de la vida humana en el mar y soluciones de teleasistencia desde mucho antes de que yo soñase con entrar a trabajar en ella.

En la actualidad, ya jubilado, sigues aportando a estos proyectos pues continúas vinculado a la Fundación Telefónica y a la Fundación Integra. ¿Cuál es la misión de estas dos organizaciones?

 
Fundación Telefónica es una organización modélica. En lo que concierne a la discapacidad su misión es seguir mejorando en la búsqueda de soluciones. En cuanto al voluntariado su propósito es el apoyo de todas aquellas propuestas de colaboración que le lleguen, relacionadas o no con la discapacidad, que favorezcan un mundo mejor y más solidario. Fundación Integra por otra parte tiene por cometido facilitar la inserción sociolaboral de personas en riesgo de exclusión social. Podéis comprobarlo por vosotros mismos en la página de bienvenida de la misma lo que dice Sara respecto de su vida “el trabajo me devolvió la vida que mi marido me quitó a golpes”. En Integra han encontrado empleo o un contrato en los catorce años de existencia de la Fundación más de siete mil personas. Yo desde hace seis años imparto un taller todos los lunes sobre actitud en la búsqueda de empleo. Es de lo más gratificante que he hecho nunca.

Coméntanos alguna iniciativa actual o en la que estéis trabajando como fundación.

 
Añadir que además de mi voluntariado, otro voluntario que fue directivo de Telefónica y amigo mío, asesora con gran éxito a mujeres víctimas de violencia en inteligencia emocional y orientación profesional. Una experiencia preciosa tuvo lugar con quince mujeres universitarias víctimas de violencia, que formó la Fundación durante seis meses, cinco de las cuales quedaron como personal fijo de una de las multinacionales más importantes de España, en igualdad de condiciones que el resto del personal. Otras personas han salido emprendedoras y otras han recuperado parte de la alegría imprescindible para caminar por la vida. Otra colaboración que me ha gustado mucho, aunque sólo he tenido ocasión hasta la fecha de participar en un par de eventos han sido las lanzaderas de empleo de Peridis, una maravilla digna de un maestro. Animo a todos los jóvenes desempleados de 18 a 35 años se inscriban.

¿Qué colectivos son los más marginados ahora mismo?
En este momento todos somos potencialmente marginados y marginables. En los próximos quince años van a desaparecer más de dos mil millones de empleos en todo el mundo, sustituidos por la robótica. Surgirán sin duda nuevos relacionados con el conocimiento y la adaptación al nuevo paradigma; pero para ser más concreto los colectivos más necesitados en este momento son las personas maltratadas por la vida, migrantes y personas mayores de cuarenta y cinco a cincuenta años en adelante expulsadas del sistema.

Siempre se ha dicho que la población española es bastante generosa con los desfavorecidos. ¿Es eso verdad?

 
Lo que compruebo es que España es solidaria de manera explosiva; es decir, acontece cualquier suceso y nos volcamos de inmediato como pocos en Europa lo puedan hacer. Sin embargo con el transcurrir del tiempo la solidaridad comienza a desvanecerse y solo unos pocos continúan. Hay gente entregadísima cuyo propósito de vida son los demás y en eso España es también modélica; sin embargo falta constancia a mi modo de sentir para mantener la solidaridad de una manera más estable. He colaborado durante años con Mensajeros de la Paz y aún sigo haciéndolo. El Padre Angel es un ejemplo de vida dedicada por completo a los demás; hay miles como él, pero faltan o faltamos muchos más.

¿Compruebas esa característica día a día o crees que hace falta más concienciación y ayuda de la población? ¿En qué áreas concretamente?


La familia española es el sostén de la solidaridad en España. No sé si falta conciencia o sobra miedo. La mejor obra que podemos hacer de manera individual como seres humanos es ayudarnos a nosotros mismos; estar bien internamente, emanar sosiego donde quiera que estemos. Una vez en ese estado o próximo a él podemos y debemos tomar conciencia de lo que pensamos, decimos, sentimos y hacemos. Pero para ser concreto saludar al vecino, interesarse por los cercanos, colaborar en la economía solidaria de los barrios; transformar la ciudad a través del consumo equilibrado. Además de esto las personas mayores con experiencia y conocimientos compartirla con los jóvenes en la orientación y ayuda de alternativas de empleo y de vida. Los jóvenes por el contrario estar en primera línea de adaptación y dedicar parte de su tiempo en la colaboración con aquellos otros jóvenes menos favorecidos por las circunstancias.

Desafortunadamente, una foto fue recientemente protagonista de todos los medios y redes sociales, la del pequeño Aylan, imagen que mostraba su cuerpo sin vida en una playa turca. Leí tu comentario en Facebook: “Estamos dormidos”. ¿Cómo podemos despertar?


Tal vez la pretensión de despertar sea una utopía pero cuando menos ponernos en el lugar del otro. España no está a salvo de los buitres del mundo. ¿Quién nos dice que en alguna ocasión no sean nuestros barcos los que crucen los mares o las fronteras del otro quienes nos impidan el paso?
El mundo no nos pertenece, ni siquiera el cuerpo nos pertenece. Hay una realidad impuesta por el equipo A que lleva al mundo a un lugar sin retorno, sin embargo ese destino no es ineludible. Despertar es para mí agradecer cada segundo de esta vida y tratar de que el equipo B integre al equipo A.
Después de estas colaboraciones como voluntario, seguro que te queda tiempo para otras actividades. ¿Qué hace Francisco Limonche en su tiempo libre?
Me gusta caminar, hacer senderismo, leer y mirar hacia el mismo horizonte al que mira mi pareja. Eso me produce en general una sensación de vida amable. De tanto en tanto la tristeza de lo aparentemente inalcanzable me sacude. Anhelo un mundo mejor con una cierta desesperación.

En la actualidad, coordinas en Madrid el evento Desayuno Contigo (en Ecocentro, los últimos viernes de mes, de 9:30 a 10:30). ¿Cómo animas a participar a alguien que no conozca estos desayunos?


Los desayunos son una magnifica plataforma de tertulia y conocimiento. Compartir gratuitamente lo que gratuitamente se nos da: el conocimiento de la vida que permite avanzar más rápidamente y con mayor comodidad. Los viernes últimos de cada mes una persona conocedora de un tema lo expone durante quince minutos y luego cada uno de los asistentes se da a conocer durante un minuto. Esto unido a un desayuno estupendo y muy económico permite establecer sinergias preciosas.
 

Muchas gracias por tu solidaridad y tu tiempo Francisco, te deseamos lo mejor.

 

Entrevista realizada por Alberto Aguelo

Licenciado en Management y Ciencias Políticas. Master en Marketing y Gestión Comercial por ESIC Business School. Colaborador de Comunicación y Prensa de Desarrollo Humano España.

Administrador
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres